Embajada alemana barcelona

Un ejemplo de ello lo hallamos en el caso de Fritz Krause, un ciudadano alemân résidente en Sevilla que en mayo de ese aîîo recalcaba con las siguientes palabras la importancia de dar publicidad a los documentales:. De un tiempo a esta parte la propaganda francesa causa una buena impresiôn gracias a la proyecciôn de cine bélico. La sala se llena con espectadores que han recibido una invitaciôn particular para ver gratuitamente la representaciôn.

Se escuchan con bastante frecuencia declaraciones que alaban este tipo de propaganda Un acto semejante provocô las quejas del embajador de Guillermo II, el principe Ratibor, ante el ministre de Asuntos Exteriores, Amalio Gimeno y Cabanas en aquel momento: Las cuatro cintas traidas de Alemania por Garcia Guijarro, diputado por Valencia en el Congreso, eran en opinion del agente:. Queremos hacer una série junto con las peliculas de la embajada austriaca para representarlas en muchas ciudades.

Sin embargo, estas grabaciones no podrân disminuir los efectos de la propaganda francesa, que es extraordinariamente fuerte Gustav Flamme, un alemân dedicado a los negocios résidente en San Sebastian, donde habia fundado, ya en la primavera de , un periôdico germanôfîlo, recibiô el encargo de exhibir en varias ciudades espanolas una série de filmes ale- manes y austriacos, cuyos titulos no se mencionan en los documentas.

Se presen- taron asimismo algunas creaciones que no tenian que ver directamente con los sucesos de la guerra, sino mas bien con el contexto bélico. A este grupo pertene- cieron, por ejemplo El 18 de agosto de en el cuartel general, Oscar Hélène Hein y Nuestra Marina La primera estaciôn de la gira propagandistica fue San Sebastian en septiembre de Flamme hizo posible que las cintas fueran proyectadas très veces en el Salon Novedades y después, en vista de que la afluencia de pûblico era demasiado grande para el pequeno cine, trasladô las sesiones al Teatro Principal.

Como ahi el alquiler era muy elevado, a los alemanes se les ocurriô la idea de, a la entrada del teatro, recaudar dinero para la Cruz Roja alemana, pero de donde debia costearse asimismo los gastos que suponia la organizaciôn de los pases. A fin de esquivar la censura y, obtener el permiso institucional para mostrar los filmes, Flamme le dio a los actos un carâcter privado mediante el envio de entradas gratuitas que daban el derecho a asistir a las exhibiciones.

Madrid con Catalunya, ante la embajada Alemana

Las dos tardes del Teatro Principal sirvieron para recaudar unas pesetas, cifra nada desdenable si se tiene en cuenta que el sueldo diario de un trabajador espanol oscilaba entre las dos y cinco pesetas, dependiendo de la region en que se hallara Acabada la estancia en la ciudad donostiarra, las peliculas emprendieron camino hacia Bilbao.

El éxito en la ciudad bilbaina se ve corroborado por unas palabras muy elocuentes de Flamme: Igual de entusiasta se mostrô Eickhoff, el consul imperial en Bilbao:.

Relaciones entre Alemania y España - Wikipedia, la enciclopedia libre

El teatro, con un aforo aproximado de personas, estaba al mâximo de su capacidad. La demanda de entradas estuvo muy lejos de ser colmada y, por esa causa, a las puertas del teatro esperaron mas de cien personas que intentaban poder entrar a. Résulta particularmente llamativo que [haya acudido tanta gente] aunque no se haya hecho aqui publicidad alguna de las proyecciones y [teniendo en cuenta], ademâs, que las invitaciones han sido repartidas de mano en mano. El pûblico acogiô con grandes aplausos las escenas en las que aparecia S. En mi opinion, el estreno de estos filmes de guerra son la mejor propaganda contra la entrada de Espana en la guerra En Santander el consul Hermann Hoppe organizô, en noviembre de , dos sesiones en el Salon Pradera que consiguieron reunir a unos espectadores.

Si entraron, en cambio, el gobernador civil y el comandante de la marina, asi como la mayoria de autoridades de la ciudad.


  1. busca chico tijuana.
  2. Consulado General de Alemania Barcelona!
  3. mujer madura busca hombre maduro para relacion.
  4. Consulado de Alemania?
  5. contactos sexo ferrol?
  6. Utilizamos cookies.

En la prôxima escala, Gijôn, los largometrajes fueron dados a ver en dos ocasiones en el Teatro Dundurra, adonde acudieron incluso diplomâticos aliados que no pudieron resistir la tentaciôn de ver en directo el espectâculo. Gustav Flamme escribiô al respecto:. Los cônsules inglés y francés estuvieron en las proyecciones. Ambos se hallaban présentes cuando fue interpretada la Marcha Real; cuando al final fue tocado Deutschland, Deutschland ùber ailes [himno alemân], el consul inglés, el sefior Lowles, se retiré; el représentante francés se quedô en la sala y jjse puso el sombrero!

El consul belga, el sefior Soto, habia pedido entradas y por eso habia recibido algunas. Poco después las devolveria para volver a solicitarlas por la tarde. Como para entonces las invitaciones ya estaban agotadas, tuvo que quedarse afuera Unos dias antes de abandonar Gijôn, unos jesuitas rogaron a Flamme que exhibiera las peliculas otra vez, motivo que llevô al agente a organizar dos pases extras en el Centro de Acciôn Social Catôlico. Parece que las expectativas no se vieron colmadas, pues Flamme indicô en un informe que los asistentes al Teatro Campoamor, unas 2.

A pesar de que las 2. En base a estos defectos, el agente considerô fundamental. La prensa espanola local, polarizada frente a la guerra en general al igual que la sociedad, se dividiô también a la hora de emitir juicios respecto al cine. Un informe que se halla en los archivos de Paris recoge las criticas observaciones publicadas por El Carbayon, un periôdico de Oviedo, para el cual:.

La propaganda cinematográfica de los alemanes en España durante la Primera Guerra Mundial

A finales de octubre de , Gustav Flamme remitiô a Ratibor una lista con recomendaciones relativas al cine que deberian de ser atendidas en un futuro proximo. Una de ellas hacia referencia a la necesidad de estrenar obras sobre la vida en los campos alemanes de prisioneros, acompanândose de buenas tomas acerca de los presidios bûlgaros y turcos.

En vista de que la recaudaciôn total lle- gaba hasta ese momento a las 9. El propagandista recomienda que en esta nueva ocasiôn no se alquilasen los filmes, sino que se comprasen, porque asi resultaban mucho mas baratos, si bien lo ideal hubiese sido conseguirlos gratuitamente como era el caso de las grabaciones austriacas, que habian sido regaladas para que les dieran publi- cidad. En noviembre y diciembre de los filmes alemanes arriban a Pamplona, Zaragoza, Alicante, Valencia, Granada y Sevilla.

En la ciudad pamplonica los. La inseguridad de las autoridades, conscientes de la fuerte polarizaciôn de la sociedad espafiola, se dejô notar igualmente en Zaragoza. En esta ciudad el gobernador civil prohibiô la exhibiciôn de dos largometrajes, motivando de inmediato la protesta de Ratibor ante el ministro espanol de Asuntos Exteriores, cargo que seguia ostentando el ya mencionado Gimeno. Très fueron principalmente los argumentos alegados por el embajador: Ratibor se quejô también de que los franceses hubiesen llevado filmes a Zaragoza con anterioridad sin que se les hubiera presentado problema alguno a la hora de proyectarlos, argumento este ultimo que fue rebatido por las autoridades de Zaragoza Los esfuerzos del représentante de Guillermo II no se vieron coronados por el éxito.

Gustav Flamme no respetô del todo esta prohibiciôn proyectando algunas cintas que no guardaban una relaciôn directa con la guerra mundial:.

Localización

Como estas peliculas fueron acogidas con grandes aplausos en la sesiôn de mediodia, en la sesiôn de la tarde dejé de preocuparme por completo por la oposiciôn del gobernador, sobre todo porque a la misma hora se estaban estrenando filmes de guerra francesas e inglesas en los teatros de enfrente Los franceses también habian chocado con la resistencia del gobernador, quien se habia negado a que pusieran unas grabaciones centradas en las maniobras de la artilleria estadounidense y en la ciudad griega de Tasalônica, donde habian desembarcado las tropas aliadas en octubre de Pesé a prohibiciones seme- jantes se proyectaban desde hacia ya varios meses peliculas francesas de propaganda.

En el verano de , habian tenido lugar estrenos en las ciudades de Madrid, Barcelona, Sevilla, Cadiz y Jerez de la Frontera, que se llevaban a cabo por igual en salas cerradas y en recintos al aire libre. Sobre los actos cinéfilos. La gran influencia que podia llegar a tener el cine fue descubierta también por los britânicos. Sobre la propaganda de Inglaterra a través de la pantalla, John Walter IV, nieto del fundador del Times londinense y director desde febrero de de las tareas de prensa que desarrollaba su pais en Espana44, escribiô al iniciarse Al igual que las embajadas de otros aliados, la italiana en Madrid también se preocupô por dar a conocer en territorio espafiol el cine de su pais.

Sobre las inicia- tivas italianas ha quedado constancia en un despacho que el consul alemân en Alicante mandé en septiembre de Ayer por la tarde hubo en el Cine Sport una pelicula de propaganda de una asociaciôn italiana. El titulo era El Hijo de la Guerra. El guiôn -hecho de una forma bastante artistica por cierto— criticaba de forma indirecta al ejército austriaco, al tiempo que denunciaba su falta de moral Mientras tanto, Gustav Flamme continuaba la gira con filmes alemanes.

Alicante séria precisamente la proxima escala del propagandista a finales de noviembre de Las pésimas condiciones climatologicas reinantes, con lluvias torrenciales que ocasionaron multiples inundaciones, impidieron a mucha gente acudir al cine. Hubo ademâs un factor anadido a este que privé a los largometrajes del éxito esperado: La union de estas circunstancias évité que la sala en que ténia lugar la exhibiciôn se viera muy concurrida.

Unos espectadores, que dejaron en caja la exigua cantidad. Mayor fue la fortuna que le deparô Valencia al cine de Guillermo II, de lo que da muestra las personas que visitaron las dos sesiones habidas. El comen- tario de Flamme sobre las actividades cinéfilas en esta ciudad esta impregnado de optimismo: Marinacce-Cavallace, el consul que Francia ténia entonces destinado en la ciudad valenciana, confirmô a su gobierno la existencia de la mencionada colecta.

En su despacho, el diplomâtico de Paris ponia especial- mente hincapié en que durante las proyecciones habian estado présentes nume- rosas autoridades:. Ni en Cartagena ni en Almeria pudieron encontrar los alemanes un teatro disponible para su programa cinéfilo. También en Granada se presentaron dificultades accediendo tan solo a la peticiôn de Flamme la tercera sala en que se présenté la soli- citud.

edumacoltd.com/images/wujinusir/4662.php

Embajada de Alemania

La razôn que explica la negativa de algunos propietarios de cines radica, por un lado, en las simpatias que sentian hacia los aliados. El propagandista alemân consiguiô alquilar al fin en Granada el Teatro Cervantes, a pesar de que pertenecia a un politico intégrante del Partido Liberal, la mayoria de cuyos miembros simpatizaba con la Entente.

Antes de acabar empezô a truncarse la suerte de las grabaciones germanas, debido a que el gobierno de Âlvaro Figueroa y Torres, conde de Roma- nones, un simpatizante de los aliados, emprendiô acciones para limitar en lo posible los estrenos. El 6 de diciembre publicô un decreto ordenando que a partir de entonces fuera obligatoria antes de la proyecciôn de cualquier pelicula extranjera la obtenciôn de un permiso, que habia de ser expedido por el gobernador civil o por la. A fin de conseguir la autorizaciôn correspondiente, Flamme tuvo que dejar ver los filmes al jefe de la policia para que los censurara.

El teatro, con un aforo para espectadores, se vio lleno por completo en cada una de las sesiones.

Consulado General de Suiza en Barcelona

Flamme no perdiô tiempo para ganar la prensa de la ciudad a la causa del cine alemân. El Defensor de Granada, por ejemplo, publicô un gran articulo que habia sido redactado por el propio agente. En Sevilla, los alemanes tuvieron la oportunidad de presentar sus documen- tales de guerra el 18 y 19 de diciembre de La orquesta del teatro Llorens, cuyos balcones se habian engalonado con las banderas de las potencias centrales y la de Espana, entonô el himno nacional espanol y el alemân.

Los o espectadores que acudieron a cada pase dejaron en total unas 2. Por lo demâs, las exhibiciones sevillanas dieron lugar a comentarios muy dispares.

Service-Navigation

El consul britânico de la ciudad hispalense, Arthur Keyser, que habia enviado al teatro a su colaborador Dunstan, comentô los actos de un modo completamente diferente a como lo habia hecho el propagandista alemân: Por ultimo, un agente anônimo de la marina francesa reconociô que, cuando aparecian el famoso general Paul von Hindenburg o Guillermo II y su esposa, habia invariablemente des salves d'applaudissements.

A pesar de este elogio, concluyô su despacho lapidariamente: Era este un juicio con el que incluso Flamme estuvo de acuerdo, creyendo que era ineludible contar con creaciones mas interesantes. En el informe remitido a principios de puso especial énfasis en esta cuestiôn:. Alemania debe poder a disposition todos los medios necesarios para hacer llegar las peliculas mas recientes sobre nuestra marina, nuestros submarinos, nuestros zepelines, [ Las proyecciones en Sevilla tuvieron una consecuencia imprevista: Ello se debiô a que el embajador britânico, Arthur Hardinge, présenté una protesta formal ante el ministro espanol de Asuntos Exteriores motivada porque los documentales alemanes habian presentado los rifles ingleses como si llevaran incorporado un dispositivo a través del cual dispa- raban, en lugar de los proyectiles convencionales, balas explosivas que estaban prohibidas por las leyes internacionales de entonces.


  • Consulado de Alemania | Guía de Barcelona!
  • La propaganda cinematográfica de los alemanes en España durante la Primera Guerra Mundial - Persée?
  • trabajo en chiclana de la frontera.
  • chat terra mas 50.
  • El resultado fue un decreto real prohibiendo las sesiones pûblicas de peliculas bélicas. A mediados de enero de , Ratibor dejô constancia en un despacho del comportamiento arbitrario que mostraba el gobierno de Romanones, cuyas simpa- tias hacia los aliados resultaban cada vez mas évidentes:.

    La exitosa propaganda de cine, que ha dejado en algunas ciudades sustanciosas ganancias para la Cruz Roja, ha sido prohibida por el gobierno. A pesar de las reite- radas peticiones de nuestra embajada, los estrenos de nuestro cine fueron prohibidos en Cadiz y Zaragoza, incluso para el publico con invitaciones particulares. En cambio, peliculas de guerra francesas, inglesas e italianas son exhibidas aqui en Madrid diaria- mente y, aunque para entrar hay que presentar la invitation correspondiente, en esta no figura nombre alguno.

    También en teatros pûblicos de aqui y de la provincia es posible ver cintas de nuestros enemigos.

admin